Otro despiste de Ivanchuk: ¡Olvidó que es el Campeón Mundial de Ajedrez Rápido!

Sin duda alguna Vassily Ivanchuk es el jugador más querido del ajedrez mundial. Son incontables las anécdotas, curiosas y cómicas que le involucran, y esta vez ha ocurrido una más.

El recién Campeón Mundial de Ajedrez Rápido, se entretuvo jugando unas partidas de ¡damas! contra Baadur Jobava mientras realizaban la premiación del evento, y fue solo cuando escuchó su nombre cuando recordó que ¡él era el campeón del evento!

Acá vemos a Ivanchuk corriendo hacia el podio, ¡Es el campeón!

Ya casi llegando…

¡Al fin!

¡Nunca es tarde para ser campeón mundial de ajedrez!

Ivanchuk lleva tres décadas en la élite del ajedrez mundial, y solo había podido ser campeón mundial de ajedrez absoluto hace 9 años en la modalidad Blitz, este año y a sus 47 años, ha logrado nuevamente ser campeón del mundo, pero esta vez en la modalidad rápido.

A continuación mostramos una serie de anécdotas con las cuales seguramente entenderán porque en la élite se le conoce cariñosamente como “El genio despistado”.

  • Durante una de sus primeras participaciones en Linares, siendo todavía un jovencito de 20 años, la tensión de las partidas le resultaba tan agobiante que realizaba su movimiento y se iba del escenario corriendo, saliendo a la calle a jugar al fútbol con los niños que hubiese por allí.
  • Sigamos en Linares. Ivanchuk es el jugador, tras Kasparov, que más ediciones de este torneo ha conseguido. Y cada una de ellas fue muy sufrida, los nervios siempre conseguían atenazarle y cada partida se convertía en un suplicio. Un ejemplo de esto lo tuvimos antes de una de las partidas que le enfrentaba a Kasparov y que ocurrió durante la comida antes del comienzo de la ronda. Ivanchuk pidió sopa de primero… pero no llegó a probarla ya que la sopa no llegaba a su boca debido al temblor de su mano, por lo que el sabroso líquido siempre terminaba en el plato… unos nervios incontrolables. También es muy famosa la anécdota culinaria, también acontecida en Linares, en la que Ivanchuk pidió huevos fritos con patatas fritas de primero, de segundo… y de postre, una dieta contundente y más teniendo en cuenta que tenía que afrontar una partida de unas 5 horas.
  • Durante un torneo en Holanda, a finales de los 90, Ivanchuk se estaba jugando el primer puesto en la última ronda. Ivanchuk realizó la jugada decisiva de la partida, un movimiento profundo y fuerte. Ahora es el turno de su rival, la posición es muy complicada y sólo existe una jugada, muy complicada de ver, que le daría las tablas a su rival (ese resultado supondría que Ivanchuk terminaría segundo), cualquier otro movimiento daría la victoria a Chucky en la partida y en el torneo. El tiempo va pasando sin que su rival mueva, con lo que Ivanchuk se pone cada vez más nervioso y empieza a pasear por la sala de forma frenética, echando miradas fugaces al tablero. La situación se alargó durante media hora e Ivanchuk se encontraba al borde del colapso. En ese momento pasó al lado de la mesa del árbitro, donde hay un gong que sirve para anunciar el comienzo de las partidas, Ivanchuk lo ve y superado por la tensión cogió el palito del gong y le dio un estacazo con todas sus fuerzas. Se pueden imaginar la situación, con la sala totalmente en silencio y los jugadores concentrados, de repente se escucha un sonido estridente que hizo que a más de uno se le parase el corazón.
  • Ivanchuk vive en su mundo particular, un jugador capaz de saltarse las normas de etiqueta en el torneo de Linares y jugar con el chándal del Real Madrid, su equipo de fútbol preferido. Yo pude verle en el Magistral de León de este año, donde las normas exigían ir escrupulosamente trajeado, elegancia que el bueno de Chucky se ‘cargaba’ en cuanto salía de la sala de juego calándose una gorra blanca que hacía que todo el mundo se le quedase mirando.
  • En una partida contra Anand, hace un par de años, se dio cuenta de que la posición era de tablas y ya no podría conseguir la victoria. Entonces se levantó de su asiento se fue a la parte de atrás del escenario y allí dio un grito gutural de frustración con el consiguiente sobresalto de los jugadores restantes e incluso del público.
  • Sus despistes son muy famosos, como darse un paseo por la sala de juego y luego sentarse en una silla que no es la suya. El escenario del Magistral de León resulta muy peligroso para Ivanchuk, que siempre se levanta muy nervioso de las partidas y nunca encuentra las escaleras, estando a punto de caerse en varias ocasiones durante la edición de 2009. De hecho se quedaba tan desorientado que abandonaba la sala a través de las gradas, mientras sus rivales lo hacían a través de la sala de que disponía cada jugador al lado del escenario… siempre sus incontrolables nervios.
  • Pero Ivanchuk también ha demostrado ser una buena persona y un buen compañero. Sin ir más lejos, en Linares 2009 protagonizó una anécdota que así lo atestigua. Durante su partida con Lenier Domínguez se estaba llegando al control de tiempo de la jugada 40, pero a ambos jugadores les quedaba muy poco tiempo en sus relojes. Como es lógico comenzaron a mover a toda velocidad, pero Ivanchuk, por culpa de sus siempre presentes nervios, derribó varias piezas y llegó a mover sin recomponerlas (tal como especifica el reglamento). Tras llegar la calma al haber sobrepasado las 40 jugadas, Ivanchuk se encontraba con clara ventaja. Lenier no había reclamado por el vuelo de las piezas e Ivanchuk se sentía culpable, por lo que rápidamente ofreció tablas que fueron gustosamente acepta- das por el GM cubano. No estoy seguro de que todos los jugadores hiciesen algo similar en tan importante torneo y con la partida bien encauzada para lograr el triunfo.

No está demás decirles que le tiene el “truco” tomado Magnus Carlsen, ya que le ha vencido en una buena cantidad de ocasiones, incluyendo dos en este campeonato pasado (en rápido y el blitz).


Accede a toda nuestra MEGABIBLIOTECA de ajedrez - Más de 200 GB de información, libros, revistas, películas, programas, cursos completos y más... TODO POR SOLO 9.99$ USD.