Los 10 errores más comunes del principiante de ajedrez

Si hay algo que tenemos en común los jugadores de ajedrez de todos los niveles, es que queremos jugar mejor. Desde el que acaba de aprender a mover las piezas hasta el mismísimo Magnus Carlsen. Y la buena noticia es que siempre se puede mejorar. 

Pero cuesta trabajo, porque los errores siempre están ahí, cerca de la mano que realiza las jugadas, esperando ser cometidos.

Los principiantes a menudo piensan que lo que diferencia a un modesto aficionado de un fuerte maestro es la cantidad de errores que ellos cometen. ¡Pero cuidado! La verdadera diferencia no es que los buenos jugadores no cometan errores, sino el tipo de error en el que caen. Mientras que un jugador que acaba de aprender a jugar verá como su rival va capturando todas sus piezas jugada a jugada, el tipo de error que comete un jugador experimentado puede estar más relacionado con dejar una casilla o un peón débil, no acertar con la mejor disposición de piezas o no encontrar el mejor plan en cierto momento, por citar algunos ejemplos.

De alguna manera podemos decir que los errores del principiante de ajedrez son más graves, pero en este artículo vamos a ver cuáles son los fallos más típicos, aquellos errores que debemos evitar.

Errores en la apertura

El aficionado que quiere mejorar su juego debe saber que en la primera fase de la partida hay que seguir ciertas reglas:

  • Controlar (y si se puede ocupar con los peones) el centro
  • Desarrollar las piezas menores (alfiles y caballos) cuanto antes
  • Enrocar pronto para poner a nuestro rey a salvo.

Los errores más comunes en esta fase de la partida son los que, precisamente, atentan contra estas reglas básicas.
Error 1: Realizar demasiadas jugadas con los peones.

En la apertura se deben realizar pocas jugadas con los peones y éstas deben ir dirigidas a controlar y ocupar el centro del tablero (del mismo modo que en el fútbol se le da mucha importancia al control del medio campo, en ajedrez el centro del tablero es fundamental). Pero muchos aficionados cometen el error de realizar demasiadas jugadas con los peones, con lo que se retrasa el desarrollo de alfiles y caballos. Además el rey queda expuesto en el centro demasiado tiempo. El famoso Mate de Legal es un buen ejemplo en el que se castiga la falta de desarrollo enemiga, provocada por la realización de demasiadas jugadas de peones.

Error 2: Desarrollar la dama demasiado pronto

Cuando aprendemos las reglas del ajedrez descubrimos que hay una pieza especialmente poderosa: la dama. Esto puede llevarnos a pretender sacarle partido desde el primer momento. Sin embargo, como hemos expuesto, es mucho mejor desarrollar primero caballos y alfiles. Mover muy pronto la dama y tratar de crear amenazas con ella supone exponerla al ataque de las piezas enemigas. En muchos casos puede ocurrir que nuestro rival va poniendo en juego piezas que van atacando nuestra dama, de manera que mientras él va completando el desarrollo, nosotros debemos seguir moviendo la dama de un sitio a otro para que no sea capturada.

Error 3: Permanecer con el rey en el centro

La seguridad del rey es, evidentemente, una prioridad en la partida de ajedrez. Muchas veces retrasamos el enroque porque no vemos un peligro inminente, pero es muy recomendable, especialmente en nuestras primeras etapas de aprendizaje, ser rígido aplicando esta regla: hay que enrocar cuanto antes. Los peligros de mantener el rey en el centro quedan reflejados en el siguiente ejemplo.

Quizás os interese el vídeo que publiqué hace tiempo en mi Canal de YouTube, precisamente hablando sobre errores típicos de apertura.

 

Errores en el medio juego

Si seguimos fielmente las leyes fundamentales de la apertura (ocupación del centro, desarrollo de piezas menores y enrocar cuanto antes) podremos llegar al medio juego con una óptima posición. Pero también en esta fase del juego existen algunos errores típicos que debemos evitar. Aquí exponemos los más comunes.

Error 4: Mantener nuestras piezas indefensas

En el ajedrez hablamos de un concepto con el que debes familiarizarte: la coordinación de piezas. Esto significa que nuestras piezas deben ocupar buenas casillas (donde estén activas) y preferentemente donde pueden emprender acciones conjuntas. No es bueno que varias de nuestras piezas queden indefensas, puesto que nuestro rival podría aprovecharlo mediante algún recurso táctico (normalmente una doble amenaza). Por tanto el ideal es que nuestras piezas se vayan defendiendo entre sí. Sabemos que esto no siempre es posible, pero estaremos muy atentos para no quedar con demasiadas piezas indefensas. En estos 3 ejemplos las blancas pueden aprovechar tácticamente que las algunas de las piezas del rival están indefensas. ¿Sabrías cómo hacerlo?

Error 5: No poner en juego las torres

Del mismo modo que en la apertura debemos preocuparnos por desarrollar los caballos y alfiles, en el medio juego nuestras piezas mayores (dama y torres) deben entrar en juego. Un detalle importante suele ser despejar nuestra primera fila para que las torres estén conectadas (es decir, buscar una buena casilla para la dama y que las torres queden coordinadas).
Pero las torres deben cobrar protagonismo en el medio juego y, para ello, debemos buscarle las mejores casillas. Lo ideal es que ocupen columnas abiertas o semiabiertas. Una columna abierta es aquella en la que no hay peones de ninguno de los dos bandos. Una columna semiabierta es aquella en la que nosotros no tenemos ningún peón, pero el rival sí lo tiene. Pues bien, conforme avanza la partida y se van produciendo cambios de peones, algunas columnas van despejándose y debemos aprovecharlas para conseguir actividad con nuestras torres.

Un error muy frecuente es dejar alguna de las torres en su casilla de origen, olvidándose de esa pieza que, de ese modo, no puede participar en la partida.

Si no hay columnas abiertas en algunos casos podemos situar nuestras torres en las columnas centrales, tras nuestros peones más avanzados.

Error 6: Debilitar el enroque

En la apertura enrocamos para llevar a nuestro rey a un lugar seguro, pero en el medio juego debemos encargarnos de mantener un enroque protegido. Para ello es importante no avanzar los peones que protegen al rey. Su misión es mantenerlo a salvo y, cuando avanzan, dejan al rey al descubierto.

También trataremos de no doblar peones en el enroque, así que cuidado con los cambios que se pueden producir en ese sector del tablero.

Para que un enroque esté seguro debemos mantener piezas defensoras cerca, sobre todo si el rival puede aproximar las suyas para iniciar un ataque.

Error 7: Jugar sin plan

Hay una frase que dice que es mejor jugar con un plan malo que sin plan. Y tiene cierta lógica. Uno de los errores más comunes en el principiante consiste en “mover por mover”. Sí, tal y como suena. Mover… porque me toca mover… ¡Cada jugada debe tener una idea!

En el medio juego es fundamental tener una idea general de qué queremos hacer. No vale con hacer una jugada solo porque nos toca mover. Tiene que tener un sentido y, a ser posible, seguir una idea general. Por supuesto que esto será más fácil de conseguir cuando vayamos teniendo más experiencia y familiarizándonos con ciertos patrones que nos puedan ayudar.

Por eso el aficionado debe acostumbrarse a valorar las posiciones y aprender las principales debilidades (las que afectan al rey, como las que abordábamos en el punto anterior, pero también casillas o peones débiles, que trataremos pronto en un nuevo artículo).

Dos consejos para esas posiciones en las que no sabemos qué hacer: mejorar nuestras piezas y pensar qué pretende hacer el rival, o cómo podría mejorar su posición y tratar de impedirlo.

Errores en el final

Error 8: No activar el rey

Le damos tanta importancia a que el rey busque refugio en el enroque durante la apertura y que se mantenga bien protegido durante el medio juego que, a menudo, los principiantes se olvidan de que en el final el rey debe jugar un papel activo.

Una vez que van quedando pocas piezas en el tablero, las posibilidades de ataque contra el rey enemigo se van reduciendo, por lo que éste puede activarse. Es una pieza más, que puede crear amenazas y jugar un papel protagonista.

De hecho existen casos en los que uno de los jugadores se queda sin la posibilidad de activar su rey y la situación es parecida a quedar con pieza de menos. Hace tiempo me impresionó mucho este ejemplo en el que las negras permitieron a su rival quedar con un rey totalmente inactivo, lo que se acabó transformando en una victoria blanca.

Error 9: No atender a la creación de peones pasados

Los peones pasados son sin duda los grandes protagonistas de la mayoría finales. Cuando aprendemos el valor de las piezas nos dicen que un peón vale un punto… ¡y eso queda grabado en nuestras mentes! Pues recordad que conforme van quedando menos piezas, el valor de los peones va aumentando y, sobre todo en el caso de que se conviertan en peones pasados (se llaman así a los que no tienen otros peones que frenen o dificulten su avance hacia la promoción).

En muchos finales la clave está en cómo crear peones pasados. Os dejo un par de ejemplos…

10: Fallar en finales teóricos sencillos

No se puede pensar que para progresar en ajedrez basta con practicar. Estudiar un poquito nos vendrá genial y, en la fase final de la partida nos vendrá muy bien conocer algunas posiciones teóricas.

Además de los mates básicos (dama contra rey, torre contra rey o dos alfiles contra rey) hay que aprender algunos conceptos sencillos, como la oposición en los finales de peones y las sutilezas que escoden el final de peón de torre y alfil contra rey o el de dama contra peón en séptima.
Muchos jugadores se empeñan en estudiar solamente aperturas, pensando que los finales son aburridos o difíciles. Te animamos a estudiar finales. Te sorprenderá lo interesantes que pueden llegar a ser.

Y puesto que este es mi primer artículo para chess.com te invito a dejar un comentario sugiriendo temas para futuros artículos. ¿Quieres conocerme un poco más? ¡Mira este vídeo!


Fuente: Chess.com


Accede a toda nuestra MEGABIBLIOTECA de ajedrez - Más de 200 GB de información, libros, revistas, películas, programas, cursos completos y más... TODO POR SOLO 9.99$ USD.