El arte del sacrificio en ajedrez | Por MF Luís Siles

El ajedrez es un juego, una ciencia, tal vez un deporte. Pero cuando asistimos a brillantes combinaciones que implican sorprendentes sacrificios, nos damos cuenta, más que nunca, de que sin duda es un arte. Y nos parece que la mente que ideó esas ideas brillantes está a años luz de la nuestra. Espero que, por lo menos, este artículo y, sobre todo, el vídeo que incluyo, ayude a inspirar al lector en el difícil arte del sacrificio.

El pseudo-sacrificio

Seamos sinceros, sacrificar una pieza, aunque sea una dama, porque tenemos claro que a la jugada siguiente damos mate o recuperamos el material, aunque puede tener belleza, quizás no debería llamarse sacrificio. El verdadero sacrificio es el que no encuentra el mate inmediato o el que, por lo menos, necesita de una larga variante para conseguir el mate o la recuperación (o incluso ganancia) de material.

Llamo pseudo-sacrificio a ejemplos menos difíciles (para el jugador experto) donde muy pronto se muestra la compensación tras una variante que quizás no sea muy difícil.

No hay que quitarle ni ponerle mérito. Una partida de ajedrez es la lucha por encontrar siempre la mejor jugada, no necesariamente la más bella o artística y, mucho menos, la más complicada.

El sacrificio “verdadero”

Probablemente el ejemplo más claro de este tipo es el que muestro en el vídeo de la partida Averbach – Kotov (Zurich 1953). Muchos preferirían llamarlo intuitivo, aunque yo soy poco amigo de ese término. Lo que muchos llaman intuición al final solo se trata de conocimiento tan interiorizado que a veces es difícil de explicar. Tomamos decisiones que achacamos a la intuición, pero la experiencia siempre está detrás, avalando nuestras decisiones.

Para mí, la entrega de dama que se produce en ese ejemplo es un verdadero sacrificio porque las negras no habían calculado todas las variantes. puede que el ejemplo de Lasker, que implica un largo paseo del rey enemigo, sea más vistoso, pero al fin y al cabo, era más sencillo calcular variantes donde casi todas las jugadas son forzadas.

Bueno, ¿tienes ganas ya de ver esos ejemplos y algunos otros que incluyo en el vídeo? ¡Pues adelante! Y si luego te atreves trata de resolver los problemas que encontrarás más abajo. Así podrás comprobar si el vídeo te ha “inspirado”


Y ahora… ¡a solucionar los problemas!

Blancas ganan

Negras ganan

Blancas ganan

Negras ganan

Negras ganan

Blancas ganan

Blancas ganan

Espero que los haya inspirado el vídeo y que los problemas los hayan hecho pensar un rato. Si no los has solucionado, no te preocupes. Solo por hacer trabajar tus neuronas y por aprender figuras de mate o recursos tácticos ¡merece la pena!


Fuente: Chess.com | MF LuísFSiles


Accede a toda nuestra MEGABIBLIOTECA de ajedrez - Más de 200 GB de información, libros, revistas, películas, programas, cursos completos y más... TODO POR SOLO 10$ USD.